de Andana

Como he comentado en capítulos anteriores, una de mis prioridades era seguir mejorando el inglés. Como era un buen momento, ya no había excusa. Hoy en día es totalmente necesario para comunicarte a nivel personal y profesional.





Me había apuntado en INTERNATIONAL HOUSE a unos cursos que son prácticamente gratuitos, en los cuales los profesores hacen la práctica de las clases con alumnos reales. Son horarios poco habituales, por eso son casi gratis; 15€ por los materiales que facilitan.




Aprender marketing digital con podcasts

Iniciando mis cursos en Google Actívate, fui enlazando con otras plataformas y descubrí los PODCAST de Marketing Digital. Al principio de conocer esta nueva herramienta, escuchaba dos programas que me iniciaron en este tema, pero me centraré en el que hasta ahora ha sido el que me ha marcado.

Primero por la claridad para iniciarme en el vocabulario digital marketiniano que apenas conocía y segundo porque la persona que lo imparte empatiza con su público que, básicamente, son personas con ganas de dedicarse profesionalmente a lo que les gusta. Da igual que se llame emprendimiento, soñar o simplemente ganas de cambiar nuestra trayectoria profesional y, por qué no, ser más libres.

Este Podcast se llama Marketing Digital y el creador es Joan Boluda. Principalmente este PODCAST enseña, anima, fomenta y auspicia a las personas que quieran emprender mediante un Ecommerce, un Blog o cualquier profesión que pueda trasladarse al mundo online. Básicamente, son casi todas las profesiones.

Aminorar miedos escuchando podcasts

Cuando uno piensa en las cosas que realmente le gustan, salen muchas, por lo menos en mi caso. Sin embargo, no puedes dedicarte a cada una de ellas, hay que centrarse en alguna. Tampoco es fácil ir despejando incógnitas porque pensamos más para lo que valemos que en lo que nos gusta. El miedo siempre es nuestro mayor aliado. En estos PODCAST aprendí a aminorar estos miedos escuchando a multitud de personas que estaban en el mismo caso y habían seguido adelante con sus proyectos.

Mientras seguía aprendiendo en mi nueva andadura, notaba que se activaba la motivación por emprender algo nuevo.

Aprender a emprender

Hace muchos años, con 26 años, cuando apenas había adquirido experiencia profesional y tras un curso en el que me formé para hacer un plan de empresa, decidí emprender un comercio con dos amigas. Solo estuvimos dos años. Aprendimos cómo funcionaba una pequeña empresa; desde la puesta en marcha hasta la difícil decisión del cese de la misma. A pesar de no ser rentable, fue un bagaje muy gratificante en el que experimentamos de primera mano lo difícil que es sacar un negocio adelante, además del conocimiento que adquirimos a nivel de emprendimiento y a nivel personal. Y sobre todo, y como suele suceder en todos los aspectos de la vida, lo que no se debe hacer.

Hacer un buen plan de empresa no garantiza el éxito pero ayuda a tener una visión más amplia de lo que va a suponer la puesta en marcha de los primeros años de vida, además de pivotar en caso de no ser rentable y poder cambiar de actividad o negocio. Pues algo tan básico y que yo había aprendido durante meses, no lo pusimos en práctica.

Nos vemos en el siguiente capítulo: ¿Procastinar?

¡Todo llega para quien sabe esperar!

Enlaces mencionados que puedan ser de interés o ayuda:

IH cursos gratis inglés

Marketing Online