Antonio Hens -  Con miedo se puede ser conformistaQuedamos con el productor de cine Antonio Hens en un pequeno bar del barrio de Malasaña. Tenemos una conversación amena e interesante sobre una de sus últimas películas, “Boleto al paraíso”, de la productora “Mala Compañías”, que vine a hacer cine gay, y sus futuros proyectos cinematrográficos. Además de todo eso, hablamos quisimos conocer su opinión acerca de los jóvenes españoles en la crisis del euro, así como sobre del elemento mediático del miedo...

Su película “Boleto al paraíso“ ha sido un gran éxito y fue nominada en en los Premios de Goya de 2012. La película cuenta la grotesca historia de un grupo de frikies, que se encuentran en la búsqueda de mejores condiciones de vida en Cuba al principo de la decada de los noventa del siglo pasado.

¿Por qué decide unos de los protagonistas infectrase voluntariamente con el virus VIH?

Antonio Hens: Digamos que lo que ocurrió en Cuba a principio de la década de los noventa del siglo pasado es que sobrevino una crisis sistémica, pues desapareció el sistema soviético del Mundo y por tanto la estructura económica que conllevaba.

Y que Cuba decidió persistir en el mismo sistema cuando ninguno de sus antiguos aliados existía como tal y el resto de países eran para Cuba francos enemigos. Se produjo en Cuba un cataclismo socioeconómico sólo comparable al de la Europa del año 45, del llamado “año cero”.

Antonio Hens: Con miedo se puede ser conformista

Y en ese ambiente una epidemia de la que todo el mundo civilizado se había prevenido desde mitad de los años 80 en Cuba circulaba sin control. El motivo fue que por el estigma de la enfermedad – venir provocada por relaciones homosexuales - y por el prestigio que la sanidad cubana había adquirido, en Cuba se silenció la existencia del VIH. Durante muchos años no existió en la línea oficial. Era una enfermedad “producto de la degeneración imperialista” y eso provocó la desinformación de los ciudadanos y la rápida propagación.

Y la relación de ambos temas, la catástrofe económica y el desconocimiento de la letalidad de la enfermedad, llevó a muchas personas a infectarse voluntariamente, a sabiendas de que el trato que la prestigiosa sanidad cubana ofrecía a los enfermos era incomparablemente mejor a las condiciones que esos enfermos tenían como ciudadanos: los enfermos gozaban de una habitación propia (en un país donde la escasez de vivienda sigue siendo lacerante), limpia, con aire acondicionado (en un país tropical, donde casi todo el mundo sólo tiene ventiladores), con tres comidas diarias y variadas (en un momento en que la gente se hacía bistecs con las cáscaras de los pomelos y con los trapos de limpieza).

Nadie les contó a esos jóvenes verdaderos que decidieron autoinferctarse, ni la película cuenta, que en los sanatorios donde los internaban no había libertad, estaba restringida la salida y se les trataba como leprosos.

Tu película Boleto al Paraíso cuenta la historia de la hermosa Enuince que huye del abuso sexual por parte de su propio padre. ¿Son el abuso sexual y la violencia doméstica también temas pendientes en la sociedad española?

Antonio Hens: La violencia en general suele ser un tema pendiente. Hemos pasado en muy poco tiempo de una sociedad absolutamente machista donde el uso de la violencia era una virtud, un signo de distinción y respeto, el rasgo más destacado de la virilidad a una sociedad donde la mujer ocupa el mismo espacio que el hombre y, por lo tanto, los valores cambian. Nuestra sociedad de hoy en día trata de ser más tolerante y sólo es intolerante con la violencia.

¿Después de haber visto la película, pensé que “Ticket to Paradise” pudiera también interesar a un público de habla alemana?

Antonio Hens: Por supuesto el contexto histórico, unos años después del fin del guerra fria y la caída del murro berlínes, puede interesar a un público culto en Alemania. Especialmente el tema del VIH ...

La empresa Malas Compañías se dedica casí únicamente a la producción del cine gay. ¿Cómo defines los valores de la sociedad español de hoy en día con referencia a violencia contra homosexuales?

Antonio Hens: Los españoles de hoy en día son muchos más concientes de la inoportunidad de la violencia, y tienen la tolerancia como uno de sus valores: el diálogo y el resperto antes que la violencia. Quien ha conseguido eso han sido principalemnte las mujeres, que sin duda son responsables con sus reclamaciones y luchas de más de un siglo, de la tolerancia hacia los gays.

Me gustaría aprovechar de la ocasión para hablar también de la situación actual en España: ¿Existe un parecido entre la crisis actual del capitalismo neoliberal y la etapa cuando tuvieron lugar los hechos reales de tu película? ¿No fueron tan visibles o omnipresentes estos lazos internacionales?

Antonio Hens: Desde luego que no. En 1993 estaba fraguándose la política británico-norteamericana neoliberalista global con el respaldo moral de un sistema alternativo –el soviético- recién fracasado. Lo que puede tener un parecido es que la crisis actual es una crisis estructural a nivel mundial de un sistema – el capitalismo neoliberal - y la crisis de entonces fue otra crisis estructural a nivel mundial de otro sistema-el comunismo-. Pero el parecido es muy lejano.

¿Al final de los ochentas y durante el principo de los noventas, se difundieron las noticiascon la misma velocidad en todo el mundo como hoy?

Antonio: La velocidad es la misma: con la misma velocidad con la que los agentes de aduana y frontera no actuaron en Berlín el 9 de noviembre de 1989 cuando los ciudadanos decidieron cruzar el muro, cuando todo ocurrió en pocas horas, es la velocidad con la que los cambios se producen en nuestra crisis de hoy en día. O se producirán. Porque todo está por venir.

Como valoras el miedo como elemento mediático y invcluso como herramienta de marketing?

Antonio: No es un descubrimientoque el miedo es el procedimiento por elcual muchos poderosos se mantienen en el poder. Hay toda una teoría de que los acontecimientos actuales en el mundo económico se deben a una voluntad consciente por parte de los que dirigen los „mercados“ de someter a los consumidores de una manera decisiva infundiéndoles miedo.

Con miedo se pueden destruír los logros de la clase obrera, con miedo se puede ser conformista, con miedo se puede tener un trabajo de 400
€ al mes en Europa y no protestar...

Volviendo al tema de tu película: ¿Cómo era el trabajo con los actores Miriel Cejas, Beatriz Vina, Hector Medina, Dunia Matos y Fabian Mora en Cuba?

Antonio: Son actores muy jóvenes y el trabajo con ellos consistió en hacer que estuviesen concentrados para ser los personajes, no para interpretarlos.

Hubo mucho trabajo de documentación, visitaron a enfermos de VIH de su edad, les contaron sus experiencias, vieron cómo les afectaba la enfermedad, conocieron a muchos “frikies”, que es como en Cuba se denomina a los aficionados al rock… Sin embargo estos chicos prácticamente nacieron en los años en que esta película se ambienta, es decir, que no conocieron las miserias del período especial.

Beatriz Viña es una actriz de otra generación, mucho más entrenada. Se rodeó a chicos de escasa experiencia de actores experimentados como Blanca Rosa Blanco, Luís Alberto García, Jorge Perugorría y un largo etcétera, porque todos los actores del reparto son actores cubanos consagrados, hasta la viejita que expende billetes en la parada de autobús, que lo interpreta la legendaria Paula Alí.

¿Cuales son tus próximos proyectos cinematográficos?

Antonio: La empresa productora que administro se llama “Malas Compañías” y he venido produciendo muchas películas de temática gay. “Boleto al paraíso” es una de las excepciones. He producido otra película en Cuba, “Verde,verde” que se estrenará en el próximo festival de cine gay de Turín y que espero que se pueda ver muy pronto; a finales de año estrenaré una película que he coproducido en Venezuela, “Azul, orsa… y no tan rosa” y que será la primera película de temática gay de ese país.

Estoy ultimando una película que he dirigido el año pasado y que espero estrenar a finles de este o a principios del próximo. Esta película aun no tiene título.

Entrevista por Christian Wüst