de Jan Goller

"Netflix es nuestro competidor", dice el gerente de Airbnb para los países España y Portugal en el encuentro inmobiliario en el IESE Business School de Madrid.

¿Cómo vivirá la gente moderna en algunos años y podrán trabajar donde quieran? ¿Qué impacto tiene el turismo de "sol y playa" en España?

Un cambio enorme en el mundo laboral

Philippe Jiménez, Gerente del sector español de la empresa de Co-Working Regus and Spaces, destaca que la digitalización permitió a la gente salir de la oficina y tener un trabajo más flexible.

La tecnología cambiará la vida de la gente (por Airbnb, Spotify, Netflix y transportes alternativos). La gente no quiere trabajar como un robot, sino con robots, subraya Jiménez.

Jiménez pronostica que los trabajos serán más flexibles y que la gente podrá trabajar donde quiera en el futuro. Los espacios Co-Working de su empresa ya están presentes en más de 100 países - incluso en Siria, Irak, Venezuela y Korea del norte. Pero sobre todo están en las grandes ciudades, por eso quiere ampliar la oferta de oficinas listas también en zonas rurales. "El mundo está moviéndose, hay que adaptarse a su velocidad", añade Jiménez. Además explica que la flexibilidad es la base del modelo de su empresa.

Hacemos que el trabajo vaya a las personas y no que las personas vayan al trabajo,  aseguró.

 

El rol de Airbnb y ¿cómo se crece?

Uno de los desafíos a los que se enfrenta el sector son los nuevos usos inmobiliarios que han surgido en los últimos tiempos. Como por ejemplo Airbnb que en apenas una década ha revolucionado la manera de viajar y alojarse. Mientras tanto, la plataforma online cuenta con más de cuatro millones de pisos en alquiler por todo el planeta y está valorada en más de 27.000 millones de euros.

Desde que nacimos, cada año nos vamos reinventando según los cambios en las necesidades de los usuarios. La oferta y la demanda han cambiado y nosotros con ellos. Hace 10 años no había propietarios profesionales ni hoteles en nuestra plataforma, hoy sí”, dice el Director General de Airbnb en España y Portugal, Arnaldo Muñoz.

Lo más importante para él es crear una buena experiencia para los usuarios durante el viaje. Para poder seguir creciendo tendrán que usar las nuevas tecnologías. Airbnb por ejemplo debería asegurar si hay zonas en los edificios para guardar maletas, iniciar cosas que facilitan el check in/check out y optimizar el espacio.

Queremos que la gente salga de la casa, que vaya a restaurantes y que viaje. Netflix quiere lo contrario - que la gente se quede en casa. Por eso se puede nombrarlo como nuestro competidor, resume Muñoz.

Fintonic es una aplicación para manejar los gastos e ingresos que hay desde hace siete años. Su cofundadora y CEO Lupina Iturriaga supone que para ellos los bancos podrían ser un competidor aunque están dentro de la plataforma.  La empresa planea ampliar su oferta en Latinoamérica para conseguir más clientes.

Revolucionamos el mercado -  no somos un banco lo que nunca vamos a ser, destaca Iturriaga.



Las ciudades del futuro

Según la opinión del gerente de Airbnb España y Portugal, su empresa puede ser una fuente de riqueza para pueblos y ciudades pequeñas. Este sería un paso para disminuir las desigualdades entre distintas zonas. A través de la plataforma, los destinos pequeños podrían desarrollarse en destinos turísticos si la gente ofrece sus pisos para alquilar. Y todo eso “sin necesidad de grandes gastos en infraestructuras por parte del sector público”, subraya él.

También dice que es necesario impulsar una colaboración público-privada que debe ser esencial para el desarrollo de las ciudades del futuro donde “la sostenibilidad” debe jugar un papel esencial.

Pienso que en el futuro vamos a trabajar juntos con gente que nunca nos imaginamos antes. El trabajo con la cloud nos permitirá trabajar en cualquier lugar donde queramos, dice la cofundadora de Fintonic.

Sólo el 5% de los coworking son rentables

Jiménez advirtió que el 95% de los co-working no son rentables.

Esto no consiste en abrir una oficina, ponerla bonita y colocar dos luces. Hay que saber tocar las teclas para que este modelo de negocio funcione y no es nada fácil. Es necesaria una formación previa, que la oficina se adapte a las necesidades del cliente - es algo muy complicado, afirma Jiménez.

En su opinión, en un mundo tan digitalizado, la clave ya no es la tecnología, sino la conexión entre las personas. Supone que en el futuro la gente no necesitará residir en una gran ciudad para trabajar. Gracias a la conectividad, podrá hacerlo desde cualquier localidad. “Eso favorecerá que las ciudades del futuro sean más sostenibles, con menos tráfico, menos densificadas."



El turismo de 'sol y playa' no puede crecer más

Sin embargo, el fenómeno del turismo urbano que se aloja en viviendas de particulares tiene un gran impacto al modelo hotelero, como admite el copresidente de Barceló Group, Simón Pedro Barceló. Según él, el turismo de 'sol y playa' no debería crecer más.

El modelo turístico español es un modelo de éxito, y el todo vale va a traer más problemas que ventajas: pone en peligro tanto la protección de España como un destino de calidad como los derechos de los consumidores, dice el empresario.

El nuevo foco está en el turismo urbano de las ciudades, subraya Barceló. Hay que erradicar el conflicto que supone generar una actividad turística en un tercer piso de un bloque residencial en el que viven familias durante todo el año.