El proceso adolescente supone una etapa de cambios significativos hacia la vida y la identidad adulta, pero sobre todo supone un proceso de elaboración depresiva, que no todos los chicos podrán afrontar con éxito. Muchas veces esta etapa supone un freno en los estudios, desilusión con el trabajo y el proceso de dudas y la baja autoestima puede durar hasta la universidad.

Las diferentes etapas de la adolescencia

Toda la adolescencia se puede considerar como una etapa de duelos:

DUELO POR EL CUERPO INFANTIL

Este duelo sobre todo puede afectar a chicas que sufren este tipo de cambios:

  1. Cambios corporales incontrolables
  2. Aparición de una sexualidad desbordante
  3. Impulsos, deseos difíciles de gestionar

DUELO POR EL ROL INFANTIL

Es la fase donde tenemos que ser fuertes padres, hijos y educadores profesionales. Es una fase de autoestima baja.

  • Ser solo: Abandono de la omnipotencia infantil definitivamente, fin del centro del universo familiar
  • Hacer solo: exigencia de autonomía, sensación de desprotección, necesidad de apoyos, necesidad de control y agencia
  • Ambivalencia dependencia independencia
  • Búsqueda de la propia identidad: necesidad de autoafirmación, necesidad de diferenciación, inoperancia de los esquemas previos, necesidad de explorar diferentes modos de ser y estar en el mundo (distintas personalidades)
  • No soy un niño pero tampoco un adulto: confusión
  • Importancia del grupo de iguales: lugar de identificación principal ante la necesidad de separación-individuación de los padres
  • Necesidad de sentimiento de agencia: en ocasiones negación de la limitación, sensación de omnipotencia y efecto 3º persona (esconde sentimientos de inseguridad, vulnerabilidad e ineficacia imposibles de tolerar)
  • Cambios en los modos de relacionarse ante la aparición de la sexualidad
  • Mayor exigencia de las relaciones sociales, ¡importante tenerlo en cuenta! “solo quiere estar con sus amigos”, no tenemos en cuenta que también fuente de sufrimiento, angustias de abandono y envites importantes al narcisismo
  • Diferencia respecto a los otros = abandono rechazo
  • La importancia del sentimiento de pertenencia para poder sentirse alguien
  • En ocasiones, límites difusos, renunciar al respeto propio ante la necesidad de pertenencia grupal
  • Si solo el grupo me da identidad, solo soy por lo que soy en el grupo, entonces conductas de mayor riesgo, para poderme sentir alguien dentro del grupo



DUELO POR LOS PADRES DE LA INFANCIA

Los padres ya no son las personas a las que has admirado y respetado mucho, les pones en duda y de repente te parecen ridículos en muchos aspectos.

  • Necesidad de elaboración de las carencias y limitaciones de los padres
  • Abandono de la idealización de los padres (para poder empezar a funcionar por sí mismos)

De repente piensas:

“Si mis padres son imperfectos yo puedo ser imperfecto”

Es un proceso temporal que culmina (si todo va bien) con la integración de los aspectos positivos y negativos,

“papá y mamá pueden aportarme cosas buenas a pesar de que no tengan todas las respuestas ni me puedan ayudar en todo”.

Envestida al narcisimo parental: “ya no soy todo para mi hijo/hija”, “no puedo continuar siendo el padre perfecto que era a los ojos de mi hijo”.



Los padres tienen dificultad para tolerar este duro golpe sobre la forma que nuestros hijos tienen de vernos. Tenemos la necesidad de aguantar el envite: poder saber que detrás de esa actitud hostil nuestro hijo nos sigue necesitando. Hay que entenderlo como una proyección de su propia inseguridad y temor ante el mundo: “

Me siento inseguro y aterrado ante el mundo al que tengo que enfrentarme y no sé cómo hacerlo, pero me cuesta reconocerlo porque sería confrontarme con algo tan doloroso como es el sentimiento del fracaso, por lo que a veces necesito sentir que son los demás los que no me ayudan o los que lo hacen mal, para no deprimirme/derrumbarme”

DUELO DE LOS PADRES POR EL NIÑO QUE SE HACE ADULTO

Es un periodo de readaptación de todos a la nueva situación, no solo de nuestros hijos. Los padres tienen dificultad para ir asumiendo que “Mi pequeño, ya no es más mi pequeño”. Algunos padres se aferran a que su niño siga siendo su niño y tienen dificultades para darle autonomía y permitir el proceso de separación. Algunos padres y adultos en general tienen dificultad para tolerar que su hijo / alumno pueda tener ideas/opiniones/creencias/formas de hacer distintas de las propias. Cuanto mayor es mi necesidad de que las cosas sean “como yo digo/pienso” y necesito controlar o imponer mi propio criterio (con mi hijo o en otros contextos), más se dificulta el proceso de individuación.

QUÉ PUEDEN HACER LOS PADRES PARA FACILITAR EL TRÁNSITO POR LA ADOLESCENCIA

  1. Necesidad de sostén y estabilidad ante los cambios y las situaciones negativas que se van produciendo
  2. Tener la certeza de que esta etapa difícil es “temporal” y que soy crucial para que mi hijo pueda atravesarla con éxito y se constituya como un adulto de forma apropiada. Padre como “facilitador de mi hijo hacia la vida adulta”
  3. Poder acertar el crecimiento y separación de mi hijo, no aferrarme a “mi niño”, permitir la separación y capacitar a mi hijo para que sea él quien se enfrente. Poder renunciar a la omnipotencia paterna sin deprimirme. Poder seguir pensando que soy “imprescindible”, desde un lugar distinto
  4. Favorecer la confianza hacia mi hijo. “Sé que vas a poder enfrentarte, que lo vas a hacer bien”, “también entiendo que no siempre sabrás cómo hacerlo y necesitarás mi ayuda”, “asumo que cometerás errores y yo estaré ahí para ayudarte a reflexionar sobre lo ocurrido y buscar soluciones”, “sé que no tengo todas las respuestas ni puedo ayudarte en todo, eso también está bien”
  5. Importancia del vínculo seguro, fundamental para aguantar los envites y tensiones tan importantes que supone la adolescencia
  6. Las tensiones que se viven fuera del círculo familiar (exigencias potentes y falta de recursos para afrontarlas) y que se expresan dentro (ante las figuras de confianza, ante quien sé que va a poder tolerar mi angustia y que no me va a abandonar). ¡No vivirlo como algo personal!
  7. Necesidad de continuar reasegurando el vínculo a pesar de las diferencias y el alejamiento, “estar ahí”. Buscar nuevas fuentes de satisfacción
  8. Acercamiento desde la disponibilidad, la orientación, la aceptación, el apoyo constante al narcisismo frágil
  9. Ayudar a saber cómo se siente mi hijo, qué le pasa, con respeto y cuidado para no dañar su autoestima ni dejarlo en un lugar de excesiva vulnerabilidad
  10. Los límites claros, mínimos para la convivencia y para el adecuado desarrollo.
  11. “Elegir bien las batallas”. A veces la conducta disruptiva como búsqueda de límites por parte de los padres que me den seguridad, que hagan lo que yo no puedo hacer (“decir NO”)
  12. Aceptación de que mi hijo no va a poder cumplir todas mis expectativas… eso no significa que “no sea un buen hijo”. Aceptar diferencias de opinión, puntos de vista, formas de hacer… ”lo mío no es lo único bueno”
  13. Ayudar a mi hijo a descubrir quién es él, no a que sea como yo espero que sea, ayudarle a que desarrolle SUS PROPIAS POTENCIALIDADES, que no tienen que ser las mismas que yo imaginaba/esperaba
  14. Necesidad de sostenimiento narcisista en todo momento, apoyo, guía, ayuda en el proceso de reflexión ante los errores o las decisiones inadecuadas
  15. Ayudar a tolerar las pérdidas, las consecuencias de las decisiones poco acertadas, ayuda en el proceso de poder anticipar lo que va a ocurrir (más allá del aquí y ahora, de lo inmediato-defensa para no enfrentarme a lo que vendrá)

POSIBLES FACTORES QUE DIFICULTAD EL PROCESO

  1. Falta de recursos por parte del adolescente para hacer frente a los cambios que supone la entrada en la vida adulta
  2. Dificultades vinculares previas hasta el momento “invisibles”
  3. Ante el mayor enfrentamiento-mayor necesidad de autoafirmación-mayor oposición y desafío-mayor utilización de mecanismos defensivos-mayores las conductas disruptivas
  4. Insoportabilidad de la imagen de ineficacia (que ya sienten ellos mismos), por lo que se ponen en marcha mecanismos opuestos

Nadie ha dicho que sea fácil, sigue con ilusión y motivación y aprende a quererte y a aceptarte a tí mismo y también a tu entorno. Si sabes aceptar, to let go, estás en el mejor momento para salir de la adolescencia con fuerza y empezar tu vida profesional con un buen EQ.