La Junta de Gobierno Local ha aprobado hoy, a propuesta del Área de Políticas de Género y Diversidad, las condiciones que regirán el centro de Crisis 24 horas para víctimas de violencia sexual, un servicio de atención permanente y multidisciplinar pionero en España. Tras este paso, se abre el plazo para la presentación de ofertas para la gestión del servicio. Con el calendario actual, el centro estará en marcha en septiembre de 2019. El gasto anual será de, aproximadamente 1.300.000 euros, entre el personal y la gestión.




Cuando la vergüenza nos calla

El centro se inspira en los Rape Crisis Center anglosajones, un modelo de atención integral que asegura un acompañamiento multidisciplinar a las víctimas desde el momento de la agresión y un seguimiento en el medio plazo. Se pretende que este recurso municipal sirva para acompañar a las víctimas durante su recuperación, priorizando sus necesidades y minimizando la revictimización a la que a menudo se ven expuestas en el proceso de atención médica y de denuncia, al no tener que explicar su experiencia una y otra vez y ser atendidas desde el primer momento por un equipo de profesionales que se pondrán a su disposición.

El equipo estará formado por profesionales de distintas ramas: psicología, asesoría jurídica, educación social, enfermería y administración. Las funciones de este primer centro de crisis en España son la prestación de información y atención telefónica, apoyo psicológico, atención sanitaria de emergencia, apoyo en la toma de decisiones y acompañamiento a los hospitales. Se brindará también asesoramiento jurídico y, si la víctima lo desea, acompañamiento para presentar una denuncia.

Aquí te escuchan sin prejuicio

De manera paralela a la apertura del centro, se pondrá en marcha un servicio de atención telefónica que, como el servicio presencial, estará activo las 24 horas del día, todos los días de la semana. En ambos casos, el equipo del centro podrá recurrir a un servicio de interpretación en diferentes idiomas para poder atender a mujeres no hispanohablantes y a un servicio de mediación intercultural, que tendrá por objeto garantizar una comunicación efectiva y respetuosa entre la mujer y el equipo profesional en los casos en que por las características étnicas o culturales de la víctima se estime conveniente.


Violencia sexual, la más común y la menos denunciada

Según datos de la macroencuesta realizada en 2015 por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, casi un 14% de las mujeres manifiesta haber sufrido violencia sexual a lo largo de su vida por parte de sus parejas, exparejas o terceras personas. Los estudios también reconocen que estos datos son solo la punta del iceberg, al tratarse de una de las formas de violencia machista más invisibilizadas y que menos se denuncian.