Foto (10)

La cultura española es bastante indirecta y cerrada, lo que hace necesario informarse y adaptarse a algunas cosas. El hecho que los españoles se han preservado muchos ritos, tradiciones familiares y costumbres hace la cultura también muy rica. Pero necesitas estos 10 consejos para hacer negocios en Madrid, la capital de la vida social a la española.

Cuidado con esto

  1. Quedar con alguien en Madrid no es tan simple. Eso se aplica tanto en la esfera profesional como en la privada- tienes que armarte de muuucha paciencia y empatía. Si se trata de asuntos de negocios, en principio tienes que intercambiar algunos correos electrónicos, incluso antes de inoltrar una llamada a la persona deseada. No sólo tienes que limitarte a una llamada telefónica ; si no te pones en contacto directamente con ella, no sabrás si efectivamente se trata de la reunión querida.
  2. Lo que cuenta son los contactos personales. Pues, a los madrileños les gusta saber de antemano con quién están tratando antes de hablar de negocios y prefieren el cara a cara. Un truco para conseguir rápidamente lo que quieres: quedar con la persona que quieres conocer antes en un bar o una cafetería para un desayuno. Por lo general los españoles desayunan en el bar de al lado de su trabajo, entre las 11 y las 12, cuando tienen un descanso de su horario laboral. Luego podrás empezar a tantear de forma discreta a tu interlocutor. Si es hombre, mejor entablar una conversación sobre fútbol; si se trata de una mujer, habla de los niños o de los colegios. Además, conversar sobre el tiempo nunca falla. Sin embargo, si el comienzo de tu relación profesional es más relajado, puedes organizar una reunión en el almuerzo y luego puedes llegar al grano.
  3. No tengas miedo. Asimismo, unos buenos puntos de salida para crear un primer contacto con potenciales socios de negocios son las conferencias abiertas al público de la persona en cuestión. Sólo tienes que acercarte a ella después de su discurso y dejar tu tarjeta comercial. Mejor aún: un encuentro vis a vis tomando tú la iniciativa. Este método es algo complicado y sólo estaría aligerado si una tercera persona nos recomienda al interesado.
  4. El networking lo es todo en España. Los contactos personales en el mundo empresarial son más importantes en España que en otros lugares. Lo que en Alemania se considera algo turbio, por ejemplo hablar de tu familia con un extraño, aquí está visto como la primera señal de confianza. En seguida si te ganas la confianza de un español, ya puedes considerarte un amigo especial y te invitarán a eventos de empresas, y puede resultar más sencillo que en Alemania presenciar reuniones importantes, por ejemplo en restaurantes. Si es cierto que en Alemania cuesta mucho trabajo y mucho tiempo ganarse la confianza de alguien a la hora de firmar papeles, aquí se estila más bien almorzar o pasar las tardes juntos con tus socios y realizar muuuuchas llamadas telefónicas.
  5. IMG_7924

  6. Conversar y socializar es importante en España, en todos los ámbitos de la vida. A veces, tengo la impresión de que los españoles no pueden estar solos, que siempre necesitan a alguien con quien charlar. Incluso en el trabajo, en los lugares adonde van a desayunar y comer juntos, en las tiendas suelen tener el móvil pegado a la oreja y al mismo tiempo atender a los clientes; al parecer necesitan conversar. Eso también explicaría la razón por la cual se registra un uso del teléfono por encima de la media. Por lo general, tienen varios teléfonos; sin embargo, en el uso del impersonal Internet se colocan por detrás de Alemania.
  7. Todo en grupo. En la vida privada, un español tampoco es capaz de ir a solas a ninguna parte. Las personas que lo hacen están considerados como “raros”. Los españoles frecuentemente se apelotonan por todas partes. Las citas a dos “sólo” para charlar, no son comunes aquí, al menos por la noche. Incluso las parejas suelen dividirse. Las parejas van separadas; es parte de la rareza. Eso es todo lo que tienes que aprender siendo un extranjero.
  8. El bar, foodtruck o mercado como "meeting point." Quizás en ningún país de mundo hay tantos bares y restaurantes como en España. Si bien en la ronda del bar, como alemán sin uso previo de alcohol, sonríes algo avergonzado, los madrileños no tienen inhibiciones. "¿Hija mía, guapa, venga, que quieres beber?”, lo dicen rápido. Incluso al cabo de diez minutos tienes la sensación de conocer ya a Pedro, Juan, Isabel, María, Ana y Pablo. Luego te vas de marcha y los españoles se ponen muy divertidos porque piden “copas” como bebidas; entonces empiezan a soltarse incluso los extranjeros. Ahora hay que señalar que los españoles siempre hacen rondas. Así que es aconsejable no “pagar por separado” porque se puede tomar como un insulto. Sin embargo, en algún momento, se debe invitar a una ronda. Advertencia: salir con españoles puede ser costoso porque se va de bar en bar y se suelen tolerar mucho el alcohol.
  9. La edad es relativa. En mi opinión lo que sigue siendo lo más llamativo de Madrid, es que aquí se mezclan todas las edades. Incluso las mamás y los papás quieren divertirse los findes e ir a restaurantes o a la disco, mientras se tropiezan con sus hijos por la calle -no hay problema. Efectivamente, aquí te puedes encontrar a personas mayores en la pista de baile; los solteros no se echan a perder en casa, sino salen a divertirse con sus amigos en la multitud. Además, los jóvenes se lo pasan genial, no interfieren con las personas mayores que están tratando de ligar con alguien más joven en la discoteca -pues, Madrid es probablemente uno de los mejores sitios para la vida nocturna. Todo es posible, y nadie está excluido. Esto también cuenta para la vida de negocios, pero hay que hacer muchos esfuerzos y tener paciencia... Mucha...
  10. IMG_4673

    de Silvia Mingarelli

    La autora italiana con sus amigos de Madrid, en el Mercado San Miguel..:)

    Silvia Mingarelli Mercado San Miguel